sábado, 15 de septiembre de 2012

Capítulo Veintiuno: LA ÓRBITA (parte 2)

((Continuación))

Destello, forzó sus impulsores y partió como una exhalación. La Ensartadora mantuvo la posición, a su lado, a apenas tres aletas de distancia.

Ambas disfrutaron durante un momento de la sensación. Por fin podían medirse con un rival a su altura. Pero la Ensartadora no tenía intención de jugar. Quería devorarla. Y Destello era perfectamente consciente de ello.

Avanzaron a gran velocidad, describiendo una amplia curva en dirección al Mundo Vivo, hacia la gran manada de criaturas que se recuperaban en la órbita, tras el Despegue.

La Ensartadora hizo un amago de echársele encima y la joven reaccionó a la velocidad del rayo, apartándose de ella. La carnívora tuvo que reconocer que la Navegante era mucho más ágil y rápida de lo que había supuesto. Aquello la estimuló todavía más. Seguro que estaba deliciosa.

Atacó de nuevo.

Destello mantuvo la distancia de seguridad sin problemas y aceleró aún más, forzando a su enemiga a aumentar su velocidad. Ninguna de las dos había mostrado todavía sus auténticas habilidades.

Los tres Ensartadores compañeros de su contrincante las perseguían a cierta distancia, lejos de alcanzarlas.

Bien, pensó Destello. “Mientras estén pendientes de mí, no lo están de los demás”.

Entonces le llegaron, con claridad dolorosa, las horribles transmisiones de dolor, angustia y desesperación de los demás.

Aterrorizada, observó cómo Bandas mataba a uno de aquellos bichos casi a costa de su propia vida, y cómo el otro torturaba cruelmente y empezaba a comerse a Amanecer.

La furia creció en ella de forma exponencial.

Sabía perfectamente que no podía llegar hasta ellos antes de que Amanecer muriese, pero no le importó. Debía intentarlo.

Para colmo, dos Ensartadores más se dirigían hacia Bandas.

Su enemiga la miró con evidente placer. Era consciente de lo que estaba ocurriendo y se divertía.

Destello magtió de rabia.

¡SE ACABÓ LA CARRERA!”.

La joven cambió de dirección abruptamente y se abalanzó contra la sorprendida Ensartadora, con los filos preparados para cortar sin piedad.

*

Aquello era más de lo que podía soportar. No estaban cazando. Estaban torturando a sus víctimas. Era algo que no había visto nunca. Los cazadores capturaban una presa, la inmovilizaban, la mataban y se la comían. Fin de la historia.

Pero aquella crueldad, aquel odio, aquel placer por causar dolor y desesperación era completamente nuevo. Allí estaba pasando algo muy raro. Los Ensartadores no eran criaturas dañinas ni odiosas. Eran, simplemente, carnívoros. Cumplían su función. En cambio, aquellos se comportaban como fieras sedientas de venganza, salvajes, brutales, bestiales…

Pues si esas son las reglas ahora, enseguida vais a conocer a otra bestia salvaje”, pensó, mientras la furia lo consumía.

Aprovechó una cercana e intensa banda energética del campo magnético y se lanzó contra los Ensartadores a una velocidad estremecedora.

Sus terribles filos aserrados de adulto maduro despidieron resplandores letales.

*

Bandas ya no pensaba con racionalidad. El tormento que estaba sufriendo Amanecer lo estaba arrastrando a la locura.

Ciego de ira, se devanaba los sesos tratando de encontrar una manera, la que fuera, aunque le costase su propia vida, de acabar con el sufrimiento de su amiga.

El dolor atroz de sus propulsores destrozados no hacía sino aumentar aún más su furia. Por el dolor y por saber que no podía usarlos.

Y la actitud del Ensartador, provocando sufrimiento y dolor gratuitamente, sin usar su ponzoña paralizadora (e insensibilizante) para prolongar la agonía de Amanecer, hacía que una rabia ciega lo consumiese.

El carnívoro se apartaba siempre de él, de sus intentos por atraparlo y quitarlo de encima de su amiga. Lo hacía con desprecio, sin esfuerzo, sabiéndose más rápido. Pero se alejaba lo justo para mantenerse fuera del alcance de los temibles filos del joven, quedándose lo suficientemente cerca para que éste pudiese ver la tortura y el horror que estaba provocando en la Navegante.

Bandas disparó varias hebras pegajosas contra el cuerpo del Ensartador. Como no podía escalar por ellas, pues sus órganos glandulares no estaban diseñados para ello, lo único que consiguió fue mantenerse a remolque de la repugnante alimaña.

El Ensartador, al principio, pensó en quitarse los filamentos con uno de los tentáculos, pero luego se dio cuenta de que, con el joven asido a él, no tendría que perseguirlo y podría enseñarle cuán sádico podía llegar a ser.

La repugnante y horrible lengua volvió a salir y se llevó un nuevo trozo de carne a su asquerosa bocaza. Amanecer, agotada de magtir, abrumada por el dolor y ya rendida a su triste destino, apenas pudo emitir un suave quejido. Sus aletas se sacudían espasmódicamente, cada vez con más lentitud. Su mente se negaba a retirarse al inconsciente, haciendo que la joven sintiese cada perforación, cada pedazo de carne arrancada, cada áspera fricción de la odiosa lengua de su verdugo.

El Ensartador decidió provocar aún más dolor, de otra forma todavía más horrible que las anteriores.

Se acercó a la pavorosa herida del lomo de su víctima, apartó los dos tentáculos inferiores para hacerse sitio y sumergió su boca en el sangrante agujero. Tras succionar un poco, con evidente placer, giró la boca hasta ponerla horizontal y asió un trozo de armadura con los dientes. Presionó con ferocidad y arrancó el pedazo de coraza, haciendo más grande la herida.

Amanecer magtió con tal intensidad, con tal dolor y desesperación, que todas las criaturas que orbitaban el Mundo Vivo se estremecieron de angustia.

Satisfecho por el resultado de su idea, volvió a morder la armadura, arrancando un nuevo pedazo. Se le había ocurrido que podía despellejar una gran área del lomo. Así dispondría de una gran cantidad de carne expuesta para poder arrancar largas tiras.

Bandas, totalmente loco de furia, encendió de nuevo sus propulsores. Su rabia alcanzaba tal intensidad que ni siquiera notó el dolor. Se abalanzó contra el Ensartador, pero éste le propinó un fuerte golpe con un tentáculo y lo apartó de sí. Los filamentos, adheridos al costado del carnívoro, frenaron la deriva del joven Navegante.

Y volvió a morder la coraza de Amanecer, provocando en ésta un nuevo magtido de agonía.

Bandas, atenazado por el dolor de sus propulsores, volvió a volcar combustible en ellos. Ya nada le importaba, tan sólo apartar a aquella bestia feroz e inmunda del cuerpo de su amiga.

Entonces, un objeto oscuro y compacto golpeó con una fuerza demoledora el costado del desprevenido Ensartador.

La fuerza de la colisión fue de tal magnitud, que el carnívoro soltó a Amanecer. Uno de sus tentáculos, que estaba asido firmemente al cuerpo de la joven, fue arrancado de raíz. En el costado derecho de la bestia la armadura se había quebrado y apareció una herida sangrante.

Amanecer giraba incontroladamente, inconsciente al fin. O tal vez muerta tras la horrible agonía.

Bandas, estupefacto, intentaba comprender qué había sucedido. Y, cuando supo qué acababa de pasar, su asombro no conoció límites.

Frente a él, con la coraza frontal destrozada y sangrando, flotaba inconsciente Bebé.

*

La pequeña, aterrorizada de nuevo por otro horrible depredador, como con los Desgarradores en el mar, se había pegado histérica a Coral. Con cada nuevo magtido de angustia de Amanecer, la joven cría se hundía en una espiral de terror y desesperación absoluta.

Pero, en un momento dado, tras la explosión de los propulsores de Bandas, tras ver el nuevo horror que el Ensartador estaba provocando en su amiga, algo se rompió dentro de ella.

No podía quedarse allí, impasible, inmóvil, temblorosa y aterrorizada, mientras sus dos amigos perecían de forma horripilante.

Sin pensar, sin calibrar ninguna consecuencia, la pequeña actuó. Tenía que hacer algo, lo que fuera. Y la idea de Bandas con las hebras fue todo lo que necesitó.

Sin avisar a nadie, disminuyó su órbita en relación a las adultas, decelerando rápidamente. Cuando consideró que estaba lo suficientemente separada de ellas para cometer la locura que pensaba hacer, disparó un gran número de filamentos contra Río, Luchadora, Coral y una de las Caparazón. Enredó las resistentes hebras hasta formar con ellas una gruesa maroma.

Entonces, con los desesperados magtidos de dolor de Amanecer taladrándole el cerebro, y ante la estupefacción de las adultas, Bebé forzó sus órganos electromagnéticos y sus propulsores hasta más allá del límite del dolor.

La contundente aceleración que experimentó propulsó su cuerpo a gran velocidad. Pero, al ser mucho menos masiva que las cuatro adultas a las que se había anclado, la maroma la obligó a seguir una cerradísima trayectoria curva. Usando a su madre y a las demás como puntal, empezó a girar cada vez más rápido, vuelta tras vuelta, hasta acumular una energía cinética monstruosa.

La fuerza centrífuga estuvo a punto de hacer pedazos su resistente esqueleto. Se sintió desfallecer, en el límite de la consciencia. En el momento preciso, cortó la maroma y salió despedida en línea recta con la fuerza de un cometa enfurecido, en rumbo directo de colisión, contra el Ensartador que atormentaba a Amanecer.

El impacto fue de una intensidad tal que su coraza infantil, debilitada por el proceso de aligeramiento previo al Despegue, se hizo trizas. La explosión de dolor que experimentó arrasó su mente y perdió el conocimiento.

Pero había logrado su objetivo.

El Ensartador, malherido y sangrando en abundancia, se había separado de Amanecer.

*

Pero el peligro no había disminuido. Tan sólo había cambiado de lugar.

Amanecer estaba malherida, con el lomo medio devorado, incapaz de moverse y semiinconsciente.

Bebé, inerte y con la armadura destrozada, tan sólo era un objeto a la deriva.

Y Bandas, con los propulsores destrozados y atenazado de dolor, pero dispuesto a traspasar cualquier límite, era la única defensa que ambas tenían contra los dos Ensartadores que, furiosos, se abalanzaban sobre los tres en aquel momento.

*
Estaba profundamente sorprendido por el valor y el arrojo de aquellos dos jóvenes que trataban de defender a su amiga. Jamás, en toda su larga vida, había visto un comportamiento y una inteligencia similares.

Usar las glándulas de hilo para atacar y defenderse era lo más astuto que había visto nunca. Y que dos jóvenes crías hubiesen mantenido a raya a dos Ensartadores adultos y experimentados era, sencillamente, increíble.

Claro que el coste que ambos cachorros habían tenido que pagar era horroroso. Igual de horrible que la pavorosa herida en el lomo de la desdichada joven atacada por el Ensartador malherido.

Para colmo, otros dos monstruos se dirigían hacia ellos. Pero no desarrollaban toda su velocidad. Querían provocar más terror en sus indefensas presas, acercándose a ellas lenta pero inevitablemente.

Por ello, admiró el valor del joven macho, que no sólo no se retiró de la lucha, herido como estaba, sino que plantó cara decididamente a los dos carnívoros. Su necesidad de proteger a las dos jóvenes, su arrojo y su valentía, lo conmovieron.

De ninguna manera iba a dejar que el sacrificio de aquellas crías fuese en vano.

Había aprendido muchas cosas en su dilatada existencia. Y una de ellas era volverse prácticamente indetectable.

Concentró toda su inmensa fuerza y aceleró al máximo, lanzándose al ataque como un meteorito enfurecido.

*

La maniobra de la joven Navegante la pilló completamente por sorpresa. Se había movido a la velocidad del rayo. Ni tan siquiera pudo reaccionar.

El violento impacto en el costado de la bolsa, tras el ojo izquierdo, provocó un agudo y lacerante dolor, que la dejó aturdida, desorientada y a girando a la deriva.

Volvió precariamente en sí, furiosa y sorprendida. Su asombro aumentó todavía más cuando comprobó dónde estaba su contrincante.

Había acelerado hasta una velocidad increíble, convirtiéndose en un punto negro sobre el fondo azul del satélite oceánico.

Volaba en rumbo directo a sus tres jóvenes amigos.

Comprobó que no había sufrido ninguna herida importante. Por suerte, la Navegante no había usado sus filos ni su colmillo.

Aquel había sido un grave error por su parte. El daño provocado por el impacto no le impedía volar. Volvería a perseguirla y la cazaría.

Furiosa por el dolor y la osadía de la joven, aceleró al máximo.

*

Destello, un poco aturdida por el impacto contra la Ensartadora, forzó su organismo hasta el límite de su capacidad.

Vio que su contrincante se estabilizaba y reanudaba la persecución, pero le llevaba tanta ventaja que no se preocupó. Con la velocidad que era capaz de desarrollar gracias a sus extraordinarios impulsores, combinada con su gran maniobrabilidad de Navegante, ningún Ensartador podía atraparla.

Su atención se centró en sus tres amigos y en los dos cazadores que avanzaban hacia ellos.

Dio mentalmente las gracias a Bebé por su sacrificio y a Bandas por su increíble valor. Habían logrado ganar un tiempo valiosísimo. Quizá el necesario para que ella pudiese llegar y defenderles.

Mamá y las demás tenían toda su atención puesta en los tres jóvenes y los Ensartadores. Se habían olvidado de ella. Ni siquiera pensaban en el resto de cazadores que acababa de abandonar su pétreo escondite orbital, en dirección a la gran manada de hembras y crías que orbitaban la luna.

Mejor, pensó. Así nadie emitirá nada hacia mí y no me detectarán esas alimañas”.

No podía hacer nada contra el resto de carnívoros, pero sí podía proteger a su familia. Las demás criaturas deberían defenderse por sí mismas. Ella no podía estar en todos sitios a la vez. Por mucho que le doliese, por mucho que la imagen de cachorros devorados encogiese su corazón, su primer deber estaba con los suyos.

Pero si logro salvarlos, si logro apartar a esas alimañas inmundas de mi familia, trataré de ayudar a los demás, pensó, con fiera determinación.

Rápidamente, hizo balance de su situación.

La Ensartadora preñada la perseguía a toda velocidad, seguida por los otros tres carnívoros de su grupo, pero a gran distancia. No serían un problema inmediato, pero limitaban el tiempo que tenía para luchar.

Dos cazadores más se dirigían hacia Amanecer, Bebé y Bandas, lentos pero implacables. Y otros tres iban a por el grupo de mamá. Sabía que las adultas, tanto Navegantes como Caparazones, se defenderían perfectamente, pero temía por las crías de Caparazón.

Y luego, casi tres Grupos de Ensartadores se estaban abriendo en abanico, para atacar a las criaturas que formaban la parte trasera de la manada principal.

El peligro más crítico lo corrían sus tres jóvenes amigos, así que se dirigió hacia ellos como una exhalación.

Si lograba pasar desapercibida hasta el último momento, los pillaría completamente por sorpresa.

Miró el brillo letal de sus temibles filos y voló directamente hacia sus objetivos.

Entonces captó una potente transmisión, que no supo descifrar, dirigida a los dos Ensartadores que acosaban a sus amigos.

Su contrincante, más astuta de lo que había supuesto en principio, acababa de avisar a sus compañeros de la amenaza que suponía.

Los dos carnívoros miraron hacia ella, la vieron y aceleraron.

Y los tres que se dirigían hacia mamá y las demás, cambiaron su rumbo de improviso y se propulsaron a toda velocidad, directos a los jóvenes Navegantes.

Destello, con el corazón encogido de angustia, acababa de ver cómo todo su plan se iba al garete.

Amanecer, Bandas y Bebé estaban perdidos.

Para cuando ella llegase, dos de aquellos bichos la entretendrían mientras los demás se llevaban a sus amigos y los devoraban.

Ciega de ira, la joven forzó su organismo más allá del límite. Un agudo dolor recorrió cada fibra de su ser. Sintió un torrente de furia y una sensación de pérdida similar a la que experimentó cuando el Desgarrador atrapó a su madre. Una potente vibración energética empezó a expandirse por todo su cuerpo.

Está llegando. La misteriosa fuerza que hay en mí y que mató al Desgarrador está llegando, pensó a duras penas, mientras su conciencia empezaba a evaporarse. Una parte de su mente en retroceso se incendió de alegría al darse cuenta de que iba a desplegar de nuevo todo su poder… aunque también recordó el horrible y agonizante proceso de recuperación que llevaba implícito.

Sus iris violetas empezaron a brillar.

*

Bandas observó el cambio de actitud de los cinco Ensartadores. Aquella señal lejana los había advertido de algo y habían abandonado sus intenciones iniciales.

Ahora se dirigían hacia ellos a toda velocidad.

Y él, desesperado, se dio cuenta de que no podía hacer nada más que esperar su fin y ver cómo devoraban a Amanecer y a Bebé.

Entonces, tras los dos Ensartadores más cercanos, vio algo extraño.

*

Sin embargo, la fuerza misteriosa, aquel poder estremecedor, no llegaba. No comprendía nada. Con su madre funcionó. Fue instantáneo. El Desgarrador la atrapó, vio en sus crueles ojos sus intenciones y su mente se evaporó.

Ahora estaba en una situación similar, rabiosa, impotente y angustiada. Sus amigos la necesitaban inmediatamente. Y ella no podía acelerar más ni llegar a tiempo.

Si lo que Bandas le había explicado, lo del poderoso rayo de energía que salió de su cuerpo, era verdad, constituía su única esperanza.

Entonces, ¿por qué no funciona? ¿Por qué sigo consciente?”, pensó con desesperación. “Al parecer, estoy en una especie de límite… de limbo. El Poder está ahí, a punto, pero hay algo que lo contiene. Es como si una barrera lo mantuviese encerrado…

De pronto, experimentó una revelación. Abrió mucho los ojos al comprender la limitación de aquel poder.

Es instintivo. La furia lo desata, pero sólo cuando llego a una situación límite. Si QUIERO usarlo, no aparece…”.

Contrariada y enfurecida por lo absurdo de poseer un poder abrumador que no se puede usar cuando se quiere, Destello exprimió al máximo su capacidad impulsora, desesperada por llegar hasta sus amigos antes que los carnívoros.

Entonces, tras los dos Ensartadores más cercanos a  Bandas, vio algo extraño.

*

Había funcionado. Tal y como esperaba.

Su habilidad le había llevado hasta detrás mismo de los Ensartadores sin ser percibido.

A pesar de su voluminoso tamaño, ninguna criatura de los alrededores lo había visto volar hasta allí.

Como necesitaba de todo su potencial para asestar el golpe definitivo, devolvió su escudo magnético a su configuración normal. Mantenerlo alterado de aquella forma le causaba una gran fatiga y limitaba mucho su fuerza física.

Con el magto y su único ojo calibró la posición de sus adversarios, su rumbo y velocidad en apenas un parpadeo.

Encendió los propulsores a su máxima capacidad y aceleró, pasando a gran velocidad entre los dos sorprendidos Ensartadores.

Los temibles filos de sus aletas gigantes los cortaron por la mitad, a lo largo, tan suavemente como si hubiesen cortado agua.

Ambos depredadores se preguntaron cómo era posible que una criatura tan grande hubiese aparecido de repente allí, de la nada, sin que nadie lo hubiese visto llegar.

Dos latidos después, con un brillo de eterna consternación en la mirada, los dos Ensartadores murieron.

Él frenó tan rápidamente como su sistema de termorregulación le permitió, pasó ante el asombrado Bandas, voló entre Amanecer y Bebé y lanzó varias fibras elásticas a los tres, capturándolos y remolcándolos en dirección a sus madres.

Viendo el estupor del joven Navegante (las dos hembras estaban completamente inconscientes), lo miró con aprecio y orgullo y magtió un saludo básico.

*

Bandas jamás había visto un macho Navegante adulto.

Era la criatura más poderosa e imponente que jamás habría podido imaginar, mucho más que el Desgarrador que les atacó en la cueva.

Y, a juzgar por sus cicatrices y su tamaño, ya había vivido muchísimas Grandes Revoluciones.

*

Destello no salía de su asombro. Tal fue su sorpresa que la furia que sentía, apenas unos instantes antes, se diluyó completamente.

Aquel Navegante adulto había aparecido de la nada, de repente. Un momento antes no estaba y, de pronto, estaba allí.

No lo había percibido de ninguna forma. Tan sólo vio una extraña distorsión de la luz moviéndose tras los Ensartadores, como si fuese una enorme gota de agua transparente y agitada, alterando la luz que venía de detrás del objeto.

De pronto, la extraña y sutil distorsión desapareció y, en su lugar, estaba el imponente macho.

Unos latidos después, dos Ensartadores partidos por la mitad eran la consecuencia inevitable de la aparición del Navegante.

Nunca había visto nada igual. Ni nadie le había comentado nada parecido. ¿Cómo había logrado aquel viejo macho algo así? Una devastadora curiosidad la consumía.

Pero la dejó de lado inmediatamente.

Pasado el estupor inicial, los tres Ensartadores restantes, a menos de seis Cuerpos de distancia, se lanzaron a por sus amigos, que eran remolcados por los filamentos del macho.

Destello se dirigió hacia ellos a toda velocidad, controlando su trayectoria, semioculta por el gran volumen del Navegante desconocido.

Cuando los Ensartadores estaban a punto de atrapar a Amanecer y los demás, Destello apareció, siguiendo la curvatura del lomo del macho.

Los depredadores, casi sin tiempo para reaccionar, vieron como la joven Navegante armada se les echaba encima, con la furia de un meteorito.

A apenas medio Cuerpo de distancia, Destello lanzó tantos filamentos adhesivos como pudo, por las dos glándulas. Los delanteros fueron a parar a los tentáculos y los ojos de los carnívoros, atándolos y cegándolos momentáneamente.

Los traseros, formando un abanico a su cola, eran para apresarlos cuando pasase entre ellos. Así, si alguno sobrevivía, tendría tiempo de dar la vuelta y volver a atacar.

Rápida como el rayo, la joven pasó entre los tres Ensartadores estupefactos, con los filos traseros extendidos.

Los peligrosos bordes de sus aletas impactaron en los dos carnívoros de los costados, ocasionándoles un profundo y largo corte a cada uno. Las aletas de Destello no eran ni la cuarta parte de grandes y pesadas que las del gran macho, ni sus filos tan temibles como los de aquél.

Pero dañaron lo suficiente a los dos depredadores para que magtieran de dolor y furia con toda su alma.

Inmediatamente después, los filamentos que la joven arrastraba tras de sí los atraparon a los tres, enredándolos e inmovilizándolos provisionalmente.

Cortó las hebras, para no sufrir un catastrófico frenado y giró con toda su pericia, tratando de mantener la temperatura y la fuerza centrífuga dentro de límites soportables.

*

El Ensartador que se había salvado de las terribles heridas sangrantes que habían sufrido sus compañeros, al verse solo y atrapado por los filamentos, magtió silbidos de furia.

Empezó a debatirse y, gracias a sus tentáculos, se deshizo rápidamente de su prisión de hilo.

Valoró sus opciones. Se había quedado solo, rodeado por tres Ensartadores malheridos, sus dos compañeros y aquél al que la pequeña Navegante había atacado antes.

La hembra dominante y otros tres machos se dirigían hacia allí a toda velocidad. Tardarían muy poco en llegar hasta él.

El gran macho estaba ocupado alejando a los jóvenes heridos, por lo que no podía atacar. La extraña hembra armada que los había atacado estaba lejos, dando la vuelta para volver a la carga.

Y el resto de la jauría estaba ocupada acosando a otras presas en la gran manada orbital.

Sólo tenía que aguantar un poco, mantenerse a prudente distancia y alerta, hasta que el grupo de la hembra dominante llegase.

Pero la gran herida del lomo de Amanecer, con la cálida y sabrosa carne expuesta y aquel embriagador aroma, eran una tentación mayor de lo que podía resistir.

Decidió que merecía la pena el riesgo. El Navegante adulto no podía defender a la cría que remolcaba, y la joven hembra armada estaba bastante lejos para suponer una amenaza.

Aceleró rápidamente y se acercó a Amanecer. El olor de la sangre y la carne fresca, tan expuesta e invitadora, hicieron que olvidase toda precaución. Saliveando de placer, se abatió sobre el cuerpo inerte de la joven Navegante y se posó sobre la gran herida.

Amanecer, al sentir el doloroso y ardiente contacto, se agitó en su inconsciencia, magtiendo débilmente.

El Ensartador se disponía a dar una profunda dentellada a la carne cuando tuvo una idea mejor. Arrastrándose sobre el cuerpo de su víctima con los tentáculos, mordió las hebras de hilo, cortándolas una a una.

Sería más fácil y rápido devorarla si estaba a su merced que si seguía siendo remolcada por el gran macho.

*

Bandas, aturdido por el dolor abrumador de sus propulsores abrasados, vio al Ensartador en el momento en que éste se posó sobre el lomo de su amiga.

Horrorizado, comprendió que aquel no iba a entretenerse en torturar a su víctima como el otro, sino que comería tanto y tan rápidamente como pudiese.

En unos latidos, Amanecer estaría muerta.

Magtió desesperado, tratando de cargar contra la repugnante criatura. Pero el Ensartador, en lugar de dedicarse a devorar a su amiga, se arrastró hasta las hebras y las fue cortando una a una, a mordiscos.

El gran macho vio lo que sucedía pero no podía hacer nada desde allí. Había cometido un error imperdonable. En lugar de arrastrar a los jóvenes, debería haber dado la vuelta y protegerlos.

Se maldijo a sí mismo por su estupidez. Angustiado, trató de encontrar una forma de proteger a los cachorros.

El Ensartador seguía mordiendo hebras.

Si las soltaba todas, no habría ninguna esperanza para Amanecer.

Y Bandas, una vez más, cargó de combustible sus destrozados propulsores.

*

Destello, horrorizada por lo que estaba a punto de pasarle a su amiga, acabó de girar y, ciega de ira, forzó a su organismo más allá del límite, magtiendo de dolor por el esfuerzo.

Sus impulsores de Ensartadora, sobrealimentados, la propulsaron a una velocidad extraordinaria. Volaba tan rápido que las minúsculas motas de polvo espacial, que flotaban por doquier, impactaban contra su piel, provocándole finísimos y molestos aguijonazos. No perforaban su armadura, pero podía sentirlos perfectamente.

Sin embargo, no hizo el menor caso. Su objetivo era el Ensartador. Debía acabar con él antes de que él acabase con Amanecer.

Apenas disponía de unos Latidos para conseguirlo y aún estaba bastante lejos.

*

Usó la impulsión electromagnética de sus aletas para apartarse de Amanecer. Así conseguiría más espacio para acelerar. Giró su cuerpo hasta colocarse en perpendicular al desprevenido Ensartador, con los colmillos apuntando directamente hacia el centro de su cuerpo.

Y, encogiéndose de aprensión ante el tormento que sabía que iba a sufrir, encendió sus propulsores y, magtiendo desesperadamente de dolor, salió propulsado hacia delante.

En ese mismo momento, el Ensartador cortó la última hebra, dejando a Amanecer libre del Navegante.

Por fin era suya. Impaciente y excitado hasta el paroxismo, se irguió para arrastrarse hasta la herida y devorar a la joven a placer.

En aquel mismo momento, Bandas entró en su campo de visión, volando hacia él a gran velocidad.

Ágilmente, el Ensartador se apartó de los peligrosos colmillos del joven. Pero no fue lo suficientemente rápido. Las armas de Bandas perforaron su piel justo en el nacimiento de los tentáculos. Los agudos colmillos penetraron en toda su longitud, atravesando la cavidad bucal y la garganta, y asomaron por el otro lado.

El carnívoro soltó a Amanecer, magtiendo de dolor y tratando de apartar a Bandas de su costado.

Contra más se debatía más le dolían los colmillos clavados en su carne. El dolor y la impotencia lo enfurecieron de tal forma que, dando un violento bandazo, se libró de Bandas.

Miró al Navegante con una ferocidad sin límites. La sangre que manaba de su horrible boca se congelaba instantáneamente, llenándola de trozos afilados de hielo, que se evaporaban de pronto en cuanto les tocaba la luz.

Desplegó los tentáculos, magtiendo bestialmente y se abalanzó sobre Bandas, dispuesto a hacerle pagar su osadía.

El joven se encogió, sabiéndose perdido.

Y entonces, el Ensartador, golpeado brutalmente por un objeto rapidísimo, salió despedido en dirección al macho adulto. Un nuevo agujero sangrante y una enorme magulladura aparecieron en su costado.

Frente a Bandas, completamente aturdida por el encontronazo, pero en buen estado físico, flotaba lentamente Destello.

El gran Navegante, viendo una oportunidad perfecta, esperó hasta que el Ensartador malherido impactó contra su cola. Rápidamente le lanzó varios filamentos, atrapando al carnívoro.

Sin piedad y sin ningún remordimiento, el Navegante encendió sus propulsores al máximo, orientándolos hacia la desdichada criatura. Un parpadeo antes de que el chorro abrasador acabara con su vida, pudo ver en sus ojos una infinita desesperación.

La misma que vosotros habéis provocado en estos jóvenes…, pensó con frialdad.

Pero aún quedaban cuatro Ensartadores, que se dirigían hacia ellos a toda velocidad. Los cuatro cachorros no estaban para más heroicidades. Así que soltó las hebras con las que remolcaba a Bandas y Bebé, dejándolos al cuidado de Destello.

Se colocó de frente a los cazadores que se acercaban, forzó la energía en su cuerpo y magtió una potente señal de desafío, a la vez que hacía brillar todos sus órganos luminosos. Intensificó su campo magnético y movió sus aletas. Los temibles filos despidieron brillos letales.

El efecto era realmente imponente.

Bandas y Destello, vivamente impresionados, se quedaron absortos viendo la demostración de poder del viejo macho.

Los Ensartadores debieron pensar lo mismo, pues disminuyeron rápidamente su velocidad y se mantuvieron a distancia, valorando la situación.

La hembra dominante, profundamente irritada por el giro de los acontecimientos, sopesó las consecuencias de su siguiente decisión.

Aunque los cuatro jóvenes no estaban en condiciones de luchar o escapar (excepto, quizá, la extraña hembra), y sus madres aún estaban lejos, la imponente presencia del macho adulto, su súbita aparición, los cuatro cadáveres de sus compañeros y el otro Ensartador malherido la mantenían indecisa.

Los jóvenes eran presas fáciles. Muy fáciles. Pero, el macho no cejaría en su empeño de protegerles.

Empezó a trazar un plan. Si sus tres compañeros podían mantener ocupado al viejo Navegante, ella podría arrastrar a la hembra herida lejos de allí. También podía llamar a más Ensartadores, de los que estaban cazando en la manada. Por sus señales, supo que ya habían logrado abatir algunas presas.

Pero su jauría era numerosa y necesitaban mucha comida. Habían sufrido grandes pérdidas tratando de cazar a aquellos Navegantes y no era cuestión de dejarlos escapar, después de tanta energía invertida en ello.

Comunicó sus intenciones a sus tres compañeros y empezaron a acercarse lentamente, abriéndose en abanico.

En los ojos de los cuatro brillaba una sed de venganza poco común.

Él se estremeció levemente. Sabía que sus contrincantes preparaban algo. Y, de hecho, sabía exactamente qué era. Igual que sabía que, si bien aquellos bichos no eran rivales para él, que jamás podrían cazarlo, bastaba con que lo entretuviesen para que uno de los cachorros fuese víctima de su ansia devoradora.

Destello, consciente también de la situación, empujó a Amanecer hasta situarla detrás del viejo macho, entre Bebé y Bandas. Después aún aturdida y dolorida por el impacto contra el Ensartador, se colocó al lado del enorme Navegante y concentró también toda su energía.

El estallido de potencia que la pequeña liberó, junto a la fuerza de su magtido de desafío, sorprendió al macho, a los Ensartadores y a todas las criaturas en las cercanías.

Y, en aquel mismo momento, aparecieron dos Grupos de machos adultos, en formación de ataque, por detrás de la luna oceánica.

La hembra dominante, decidiendo que aquella cacería ya no merecía la pena, dio la vuelta y se alejó de allí. El resto de Ensartadores de la jauría, arrastrando a varias presas con ellos, también se marcharon antes de que la patrulla de Navegantes llegase hasta ellos.

La última mirada que la Ensartadora les lanzó, cargada de furia y odio, hizo que Destello se estremeciese.

*

Les costó un buen rato reunirse con sus madres. Las miradas de estas, cargadas de estrés y preocupación por ellos, y de infinita gratitud hacia el viejo macho, reflejaban todo el padecimiento y el alivio que sentían.

El lomo de Amanecer presentaba una horrible herida. El Ensartador había arrancado varios pedazos de la armadura, debilitada por el Despegue. La musculatura del lomo presentaba enormes erosiones. La maldita bestia había arrancado bastantes pedazos, dejando tejidos destrozados y carne hecha jirones. El dolor que la pobrecilla debía sentir tenía que ser atroz.

Río, con infinita tristeza y con todo su cariño, roció la enorme herida con la glándula frontal. Pero no fue con hilo, sino con un líquido espumoso especial que producían sus organismos, que servía para proteger las heridas hasta que cicatrizasen. También aceleraba el proceso de curación y actuaba como analgésico.

Los destrozados propulsores de Bandas, no obstante, tras la detonación y los siguientes encendidos para proteger a sus amigas, estaban tan dañados que nadie creía que pudiesen curarse por completo algún día.

Bondadosa, infinitamente orgullosa del valor y el arrojo de su hijo, también los roció con la mezcla curativa. Pero aquella herida era mucho más difícil de curar y mucho más dolorosa que la horrible laceración de Amanecer.

Y Coral, vivamente impresionada por la contundente e inesperada reacción protectora de Bebé, también curó la destrozada armadura frontal de la pequeña.

Destello, mucho más resistente que ellos, a pesar de haber aligerado su coraza para el Despegue, no presentaba el menor daño. Estaba magullada, algo aturdida y bastante dolorida, pero eso era todo.

Luchadora la miró con un orgullo que no le cabía en el corazón. Su hija era más rápida que un Ensartador, más ágil que cualquier Navegante, más resistente que un Caparazón y tan poderosa (a pesar de contar tan sólo tres Grandes Revoluciones de edad) como un Navegante adulto.

Siempre había sabido que la joven era extraordinaria. Lo había demostrado una y otra vez allí abajo, en el mar. Pero sus capacidades en el espacio, en su auténtico medio ambiente, eran asombrosas. Y tan sólo era una cría, un simple cachorro. Cuando fuese adulta, sería la Navegante más poderosa que habría existido jamás.

*

La gran manada se puso en marcha pocos Ciclos después. La familia la siguió, escoltada por el gran macho, que se quedó con ellos, y Destello. Mientras se recuperaban de sus heridas, Amanecer, Bandas y Bebé se dejaban arrastrar por las Navegantes adultas, remolcados por haces de filamentos.

Los pequeños Caparazones los acompañaban, dándoles ánimos, y sus madres cerraban la comitiva. 

Destello repasó mentalmente los acontecimientos recientes. Era muy curioso. La vida parecía ser así. Periodos más o menos largos de tranquilidad, de felicidad, de disfrute de la vida... y, de pronto, carreras, horror, lucha, muerte. Nunca se sabía qué podía torcerse.

Sin embargo, había algo extraño en todo aquello. Tanto en el océano como allí, en el espacio, los depredadores se comportaban de una forma insólitamente hostil, cruel y agresiva. Por lo que explicaban las adultas, era algo completamente nuevo. Los cazadores siempre habían cazado en grupo, atacaban, cobraban una presa si podían y se retiraban. Era parte del Ciclo de la Vida. Pero aquella ánsia, aquella insistencia, aquella crueldad y odio... Si un predador era herido, se retiraba de la lucha, no seguía tratando de matar a cualquier precio, jugándose incluso la vida.

Allí había un misterio que no comprendía. Un misterio que obligaba a todos a mantenerse permanentemente alerta y preparados.

Alejó aquellos pensamientos de su mente. Por el momento, no tenía ninguna respuesta. Así que se centró en el enorme macho.

El Navegante y Destello volaban juntos, atentos a todo. Ella se moría de curiosidad por conocer el método que había usado para hacerse casi invisible. Y a él le fascinaban sus órganos impulsores y la forma tan compleja que tenía la familia de comunicarse.

Pero ellos dos sólo podían transmitirse mensajes básicos. Él tardaría bastante en aprender aquel lenguaje, así que Destello se armó de paciencia. Trató por todos los medios que él le explicara cómo lo había hecho para ser indetectable, pero no la comprendía.

Era algo tan extraño, tan poco habitual en la especie, que no existía transmisión o señal o mensaje que lo representase. Con el lenguaje de su familia no había ningún problema para explicar cosas nuevas. Pero con la forma de comunicación básica normal, era prácticamente imposible.

Tras una larga navegación, la manada llegó a los bordes del vasto anillo interior. Los millones de fragmentos de hielo y roca flotaban ante ellos, invitadores.

Todos se pusieron a asimilar minerales y compuestos de aquella inagotable reserva de alimento, con lo cual el proceso de curación de Amanecer, Bebé y Bandas, se aceleró.

Destello, por primera vez en su vida, se alimentó de una roca orbital. Y le encantó la sensación.

Pronto me podrás explicar cómo lo hiciste para volverte invisible… y, entonces, yo también podré hacerlo, pensó, mirando al viejo macho con avidez.

Luego, mientras asimilaba un pedazo de hielo, pensó en qué nombre le iría bien a aquel soberbio ejemplar.

Una enorme tormenta tenía lugar en aquel momento en la alta atmósfera del planeta gigante, justo en el terminador. Gigantescos rayos azulados cruzaban las capas de nubes multicolores, transportando enormes cantidades de energía de un punto a otro.

Pletórica, disfrutando del fascinante espectáculo que se exhibía ante ella, sintió la profunda e irresistible llamada de su medio ambiente natural.

            La llamada del Espacio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El contenido de esta historia está abierto a toda persona que desee disfrutar de su trama. Se admite cualquier comentario relacionado y críticas constructivas, en tanto en cuanto estos se mantengan dentro de unos límites adecuados de corrección.

Todo comentario ofensivo (hacia cualquier persona o colectivo), inapropiado o fuera de lugar será inmediatamente suprimido.

El contenido está protegido por Derechos de Autor, con todo lo que ello implica.

Espero que disfrutéis de la historia y que realicéis buenos aportes en ella.

Saludos!